lunes, 1 de mayo de 2017

Manifestación del Primero de Mayo (Bilbao)


En el acto organizado en Bilbao las trabajadoras de las Residencias de Bizkaia han sido las grandes protagonistas. Mujeres que llevan más de un año desarrollando una lucha ejemplar en defensa de sus condiciones laborales y de unos servicios públicos de calidad.


Al mediodía se ha realizado un acto en el que han participado Soraya García, responsable de ELA en las Residencias de Bizkaia, Esther Saavedra, responsable de los servicios públicos en Bizkaia, y Adolfo Muñoz Txiki, secretario general.


Esther Saavedra ha comenzado su intervención uniendo la huelga del 1 de mayo de 1886 con la que actualmente están desarrollando las trabajadoras de las Residencias de Bizkaia. “Aquella huelga, origen del Primero de Mayo, fue una lucha ejemplar para conseguir la jornada laboral de 8 horas al día. Ahora en Bizkaia miles de mujeres están llevando a cabo otra lucha ejemplar por sus derechos laborales y de vida. Ambos ejemplos nos demuestran que luchar merece la pena”.


Esta responsable de los servicios públicos ha recalcado las dos claves de este conflicto laboral. “En primer lugar, hay que denunciar que si este conflicto no se resuelve es porque la inmensa mayoría de las trabajadoras del sector son mujeres. Además, este conflicto evidencia la apuesta por la privatización de los servicios públicos que hacen estos responsables institucionales. Por eso, es imprescindible denunciar la actitud de la Diputación Foral de Bizkaia, que es la principal responsable de este conflicto”.


Soraya García, trabajadora del sector y responsable de ELA, en las Residencias de Bizkaia, ha recordado que llevan más de 14 meses de conflicto y más de 150 días de huelga. “El motivo de esta huelga es acabar de una vez por todas con la falta escandalosa de personal, con jornadas de disponibilidad absoluta y horarios de explotación, con contratos temporales. Acabar con salarios que no llegan a 1.000 euros. Esa es la realidad diaria de las más de 5.000 trabajadoras de las Residencias de Bizkaia, pobreza a cambio de cuidar personas. Esto es lo que quiere cambiar nuestra huelga”.


Soraya García ha denunciado que las quieren sumisas, calladas y doblegadas, pero que no lo van a conseguir. “Por mucho que le pese a la Diputación de Bizkaia y al señor Unai Rementeria, lo decimos alto y claro: ya no hay sumisión. Cada vez somos más las que hemos roto el silencio, cada vez somos más las que estamos en la calle. Vamos a ir hasta el final, hasta lograr de una vez por todas que se dignifiquen nuestras condiciones de trabajo y las condiciones de vida de las personas usuarias de las residencias. No vamos a parar hasta lograrlo”.


Por último ha intervenido el secretario general de ELA. Adolfo Muñoz ha defendiendo nuestra autonomía como sindicato y nuestro derecho a cambiar las cosas. “Afirman que no nos corresponde el papel que desempeñamos en la sociedad. Se atreven a defender, incluso, que son ellos (los propios gobiernos) los que deben decidir qué puede decir y hacer un sindicato. Y, nosotros y nosotras, les decimos que no; que no le corresponde a nadie fuera del sindicato decidir, de manera directa o indirecta, lo que hacemos. ELA establece su propio pensamiento, sus propuestas en materia laboral, social y política con total autonomía. Lo ha hecho y lo va a seguir haciendo”.


Muñoz ha recalcado que ELA va a redoblar sus esfuerzos para tratar de organizar a los y las trabajadoras vascas. “En ELA sabemos muy bien que en aquellos países donde el neoliberalismo ha logrado debilitar al movimiento sindical las desigualdades sociales aumentan y las condiciones de trabajo empeoran. Queremos ser útiles, queremos ser eficaces”.


“Nuestro reto –ha añadido– es evitar que la alianza entre gobiernos y poder económico deteriore las identidades colectivas de clase. Lo vamos a seguir haciendo. Vamos a seguir defendiendo nuestro derecho –y obligación– de influir en la política para defender aquello en lo que creemos”.


Después del acto realizado en la plaza del Sagrado Corazón las miles de personas reunidas ha realizado una colorida manifestación que ha acabado frente a la Diputación Foral de Bizkaia, donde se ha realizado un emotivo homenaje a las trabajadoras de las Residencias de Bizkaia. (Fuente: ELA)





































No hay comentarios:

Publicar un comentario