domingo, 30 de septiembre de 2018

Desayuno sin diamantes en la futura Manhattan de Bilbao


La Erribera Harrera Auzoa ha realizado un desayuno solidario para personas migrantes y refugiadas en el espacio autogestionado y sociocultural Bizinahi” de Deusto (Bilbao) para denunciar que desde el pasado 23 de septiembre el barrio de La Ribera de Deusto está dando cobertura y asistencia a un grupo de más de un centenar de personas migrantes y refugiadas subsaharianas en los antiguos locales de Vicinay, hoy reconvertidos en Bizinahi, un espacio autogestionado.



NOTA INFORMATIVA
El barrio ha dado respuesta urgente y eficaz a la petición que se nos ha trasladado para acoger a este grupo de personas que previamente han pasado por Atxuri, Bilbao La Vieja y Santutxu (Karmela). Ante la ineficaz y precaria asistencia que se presta a las personas migrantes por parte de las instituciones, son los barrios los que han asumido con mucha voluntad y esfuerzo esta tarea.


Ayuntamiento de Bilbao, Diputación, Gobierno Vasco y gobierno central: os estamos haciendo el trabajo. Una sociedad justa con gobernantes responsables no debe cargar sobre las espaldas de la ciudadanía una tarea que corresponde a las administraciones.


Los barrios están acogiendo a estas personas para sacarles de la calle, circunstancia a la que se ven abocadas tras la insuficiente asistencia de tres días que se presta en la Cruz Roja. El Ayuntamiento ha previsto en La Ribera de Deusto (a la que ahora llaman Zorrotzaurre) una moderna zona de expansión, pero mientras el proyecto avanza el barrio sigue sufriendo abandono institucional y sumando pabellones abandonados que son ocupados por personas que no tienen techo y viven en la calle.


Pero esa publicidad no les interesa a los gobernantes, que prefieren desviar el discurso hacia la moderna universidad del videojuego que acaba de abrir sus puertas. Tampoco les interesa abordar la cuestión de las personas migrantes que estos días cenan y duermen en Bizinahi.

¡Instituciones, haced vuestro trabajo!  










viernes, 28 de septiembre de 2018

En Euskal Herria la precariedad ha matado a 50 personas en su puesto de trabajo en 2018


Respaldo masivo de los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEILAS, EHNE e HIRU, esta mañana durante la concentración realizada frente a la Delegación del Gobierno Vasco en Bilbao, bajo el lema “No más accidentes laborales. La precariedad mata”, para denunciar la muerte de 50 personas en su puesto de trabajo en Euskal Herria en lo que llevamos de 2018.



COMUNICADO

Cuando el curso 2018-2019 no ha hecho más que empezar queremos denunciar que la siniestralidad laboral en Euskal Herria ha empeorado de manera sustancial. Según los datos, aumenta más que la actividad económica, y en lo que llevamos de año ya han fallecido 50 personas, de ellas 34 en la Comunidad Autónoma del País vasco y 16 en Navarra. La mitad de todas estas muertes se ha producido en el plazo de los últimos tres meses; muchas de ellas situación de precariedad extrema o en circunstancias que se podían haber evitado con facilidad. A estas alturas del año han muerto más personas en su puesto de trabajo que en el mismo periodo de 2017.


Por otra parte, las muertes por accidente de trabajo solo son la punta del iceberg. Numerosos accidentes laborales no constan en las estadísticas oficiales; es el caso de personas autónomas, cooperativistas, transportistas o siniestros in itinere. Con frecuencia los empresarios, con la complicidad de las mutuas y para soslayar responsabilidades, encubren u ocultan los accidentes de trabajo. En otras ocasiones, son las trabajadoras y trabajadores en situación precaria quienes se ven imposibilitadas de efectuar denuncias.


Además, el subregistro de enfermedades profesionales es escandaloso. Según determinadas fuentes, por cada persona muerta en accidente de trabajo fallecen 35 a consecuencia de enfermedades profesionales. En la CAPV sin embargo, en los últimos cinco años solo se han registrado 25 casos de cáncer relacionados con la actividad laboral,  ninguno en 2017. Está claro que los datos no tienen nada que ver con la realidad, qué decir en el caso de las enfermedades que se producen en los sectores feminizados.


Pero ¿qué está ocurriendo?

En el fondo del problema subyace la precariedad y la mala calidad del empleo, que se han convertido en estructurales en las relaciones laborales: reformas laborales, retroceso en condiciones de trabajo, eventualidad, contrataciones a tiempo parcial, ritmos de trabajo excesivos… Así, la mitad de los accidentes laborales se produce en los dos primeros meses, y un tercio de las muertes, en las subcontratas.


El gasto público en salud laboral es demasiado bajo. Solo un 0,01% del presupuesto total de la CAPV se destina a esta partida, y una buena parte sirve para garantizar la actividad de determinados agentes sociales en esta materia.

Las instituciones públicas se desentienden. No quieren enfrentarse con los intereses empresariales, y aun cuando las infracciones son constantes, no hay control ni sanciones ejemplarizantes. Aunque la competencia de Inspección de Trabajo fue transferida, la ratio de su personal sigue siendo la mitad de la media europea. Por otra parte, frecuentemente resulta más rentable para las empresas pagar sanciones que implantar medidas eficaces.


En la medida en que las empresas dan prioridad a sus beneficios, la desinversión en los centros de trabajo es absoluta. Con el pretexto de la crisis, lo destinado a medidas de seguridad es irrisorio. Se enriquecen a costa de la salud de las personas trabajadoras.

¿Qué exigimos?

- Empleo digno y de calidad, que garantice el derecho a volver con vida a casa. Esta es una de las principales responsabilidades de las instituciones públicas, sobre todo en su ámbito.

- Cambio radical de las políticas de salud. Se debe romper con las políticas de concertación social que se han revelado ineficaces, incrementar los recursos económicos destinados a salud laboral y destinarlas a políticas reales.


- Mayor control sobre las empresas. La mayor parte de accidentes mortales son consecuencia de atrapamientos o caídas. Para hacer seguimiento de las actividades peligrosas es imprescindible que  los recursos humanos de la Inspección de Trabajo y de Osalan se equiparen con la media europea.

- Combatir el fraude en torno a las enfermedades profesionales. Para ello es necesario desarrollar un ámbito propio de protección social en la CAPV.


Los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEILAS, EHNE e HIRU trabajamos de manera conjunta para dar una respuesta unitaria a los accidentes laborales.

Los instrumentos más eficaces de que disponemos para cambiar la situación son la movilización y la acción sindical. 

jueves, 27 de septiembre de 2018

Recuerdan en Bilbao el cuarto aniversario de la masacre de Ayotzinapa


El 26 de setiembre de 2014, en el estado mexicano de Guerrero, la policía y el ejército agredieron violentamente un grupo de estudiantes de magisterio de Ayotzinapa. En consecuencia, 6 de ellos murieron, 25 fueron heridos y 43 estudiantes llevan 4 años desaparecidos. Su único delito: luchar para una vida digna y una educación liberadora de calidad para las aldeas rurales.


A 4 años de ese horrendo crimen de estado, los colectivos vascos agrupados en la plataforma Ayotzinaparekin (Txiapasekin, Komite Internazionalistak, Askapena, Berdinak Gara Taldea, STEILAS) han realizado un acto en la Plaza Unamuno de Bilbao para denunciar la violencia y la impunidad en México y para solidarizarse con la lucha de los y las familiares de los maestros desaparecidos.











miércoles, 26 de septiembre de 2018

Miles de personas claman en Bilbao contra el asesinato machista de Maguette


Nota de prensa: Ayer conocimos un nuevo caso de asesinato machista, ya son seis mujeres asesinadas este año en Euskal Herria: ¡MAGUETTE MBEUGOU estás en nuestra memoria! Maguette Mbeugou, una mujer senegalesa de 25 años y madre de dos niñas pequeñas ha sido degollada por su pareja en Atxuri, Bilbao. Tras recibir la llamada de una vecina la Ertzaintza encontró ayer martes en su vivienda de la calle Ollerías Altas de Bilbao el cuerpo sin vida de Maguette Mbeugou.


Había presentado una denuncia contra su pareja ante la Policía Municipal de Bilbao por violencia de género. Sin embargo, no se activó ninguna orden de alejamiento. Esto evidencia los vacíos existentes en las medidas contra la violencia y la desprotección total en la que se encuentran las mujeres que deciden denunciar. Maguette había estado viviendo fuera de la casa junto con sus dos hijas durante mes y medio, pero habia vuelto a la casa con su pareja. 


Esto nos debería llevar a preguntarnos: ¿Por qué tuvo que volver Maguette a vivir con su pareja? Para hacer frente a esa situación de vulnerabilidad es vital la protección social. En ese sentido, ¿Qué tipo de recursos tuvo Maguette para marcharse de casa con dos criaturas pequeñas? Tener una procedencia extranjera y la precariedad no le facilitó las cosas. La estructura de clase y la xenofobia que atraviesa nuestra sociedad aumenta la indefensión de muchas mujeres. Maguette no solo tuvo que enfrentar la violencia machista de un sistema patriarcal sino también la violencia institucional de un sistema racista y colonial.


El Movimiento Feminista ha hecho un trabajo colosal nombrando la violencia machista y sensibilizando a la sociedad. Así, hemos alertado de que la violencia contra las mujeres no tiene límite porque es una herramienta fundamental del sistema capitalista patriarcal, un recurso para mantener las relaciones de sumisión y de poder que ha creado dicho sistema. Es importante entender que esta violencia se cruza también con otros ejes de violencia, como en este caso el del racismo o la clase.


Nos son casos aislados, es una violencia que se reproduce en la médula de nuestro sistema: en el aparato cultural, en los medios de comunicación, en el estado, en el mercado laboral, en la familia o en el sistema de educación. Ante esto es necesaria la responsabilidad personal y colectiva de cada agente social, político e institucional. Son necesarias medidas integrales y apuestas valientes. Ya es hora de pasar de las palabras a la acción.


Desde la Marcha Mundial de las Mujeres denunciamos duramente el asesinato ocurrido en Bilbao y llamamos a las movilizaciones que se harán en todo Euskal Herria el 26 y 27 de septiembre. Además, llamamos a la autodefensa feminista, porque son nuestras vidas las que están en juego. ¡Las feministas estamos preparadas para responder! Seguiremos en marcha, en lucha, juntas, ¡¡¡Hasta que todas seamos libres!












"Tirón de orejas" de la Agencia de Protección de Datos a Lanbide por su sistema de “Huella digital”


Nota de prensa: Personas usuarias del Servicio Vasco de Empleo (Lanbide) se han concentrado ante la Delegación del Gobierno Vasco en Bilbao para presentar de forma pública la resolución que ha sido remitida por la Agencia de Protección de Datos ante su queja por el procedimiento utilizado por Lanbide para el acceso a ficheros públicos.

Esta resolución viene motivada por la denuncia pública que el pasado 22 de mayo varias personas y usuarias del Servicio Vasco de Empleo presentaron ante la Agencia de Protección de Datos por la recogida piloto en 10 oficinas de Lanbide de datos biométricos (10 dedos de ambas manos y una foto telemática del rostro); iniciativa más conocida como “Huella Digital”.

Estas familias pusieron en conocimiento de la Agencia de Protección de Datos –y como ejemplo de la vulneración diaria de derechos que se produce en las oficinas de Lanbide- el tratamiento y acceso a información sensible de las unidades de convivencia. En concreto, la exigencia de firmar y dar consentimiento al documento denominado “Autorización para consultar datos en ficheros públicos”.


Este documento, en cuanto comunicación para solicitar el consentimiento, no cumplía con las exigencias de la Ley de Protección de Datos y el Reglamento de la Unión Europea.

Por este motivo, la Agencia de Protección de Datos demanda a Lanbide que sustituya este escrito –que durante años ha obligado a firmar a miles de familias- por una hoja en la que se informe de que se accederá a los datos de la persona solicitante, y del resto de la unidad de convivencia. Hay que tener en cuenta que la legislación que regula becas y prestaciones sociales cada vez concede más capacidades a la administración para acceder a documentos sin necesidad de recabar el consentimiento expreso.

La resolución de la Agencia de Protección de Datos le advierte a Lanbide que deberá quitar la coletilla que ponía hasta ahora (cualquier otro datos que sea necesario para la finalidad mencionada) en el impreso que obligaba a firmar a las familias solicitantes de la RGI. A partir de este momento DEBE modificar el mismo y CONCRETAR CUÁLES SON LOS DOCUMENTOS NECESARIOS PARA COMPROBAR QUE SE CUMPLEN LOS REQUISITOS, ya que de otra manera la Agencia avisa, “puede dejar a los afectados en una situación de desconocimiento o indefensión”.

En definitiva, Lanbide está obligado a cumplir unas mínimas garantías, como especificar qué documentos puede solicitar a otras administraciones o entidades.


Esta resolución de la Agencia de Protección de datos va en la línea del diagnóstico elaborado por el Defensor del Pueblo (Ararteko) en su “Informe-propuesta de mejora sobre la gestión de las prestaciones de renta de garantía de ingresos 2017”.

En concreto, desde la defensoría del pueblo se ha detectado carencias en la información que se ofrece en relación a los requisitos y obligaciones que se deben reunir respecto al alcance del consentimiento que las personas usuarias prestan a Lanbide para la solicitud de datos en informes  a otras administraciones públicas; o las consecuencias que ello conlleva. Y constata que en ocasiones la información facilitada por Lanbide no es ajustada a las previsiones normativas o es incompleta e insuficiente.

Todas estas resoluciones ejemplifican las continuas y cotidianas malas prácticas que se producen en las oficinas del Servicio Vasco de Empleo; donde el consentimiento que se exige es totalmente ilegal. Siendo prueba de que no existe ninguna “voluntariedad” ni relación de horizontalidad a la hora de relacionarse con Lanbide.

Circunstancias que se reproducen en la actual recogida de datos biométricos e implantación de la Huella Digital en las oficinas de Lanbide. Práctica también denunciada ante la Agencia de Protección de Datos y pendiente todavía de resolución.

Colectivos sociales de Bizkaia:
Argilan-ESK, Argitan (Centro Asesor de la Mujer, Barakaldo), Asociación de Trabajadoras del Hogar de  Bizkaia, Baietz Basauri!, Berri-Otxoak (Barakaldo), Brujas y Diversas, Danok Lan (Galdakao), Elkartzen, Mujeres del Mundo, Oficina de Derechos Sociales de Portugalete, Posada de los Abrazos, Punto de Información de Santurtzi, SOS Racismo y PAH Kaleratzerik EZ-PAH Bizkaia.