sábado, 28 de julio de 2018

Movilización en Bilbao para exigir la libertad de Juana Rivas


Decenas de personas se han movilizado en la plaza Moyúa de Bilbao, convocadas por "Libres y Combativas" para exigir la libertad para Juana Rivas, condenada a 5 años de cárcel, con la pérdida de la patria potestad de sus hijos y a pagar 30.000 € de indemnización bajo acusación de delito de sustracción de menores, al no entregar sus hijos de 4 y 12 años de edad, a su expareja, un hombre denunciado por violencia machista.



COMUNICADO

Hoy hemos conocido la vergonzosa y salvaje sentencia contra Juana Rivas, 5 años de prisión y la pérdida de la patria potestad durante 6 años.

Desde Libres y Combativas y el Sindicato de Estudiantes queremos en primer lugar mandar todo nuestro apoyo y aliento a Juana Rivas, y decirle que estamos junto a ella, como millones de mujeres y hombres en todo el Estado, y que vamos a luchar con uñas y dientes para que esta sentencia sea tumbada e impedir que nuestra compañera cumpla un solo día de prisión o que se le impida estar con sus hijos.


El aparato judicial y el aparato del Estado quieren dar una lección a todas las mujeres que luchan y se enfrentan a sus maltratadores y violadores. El mensaje es muy claro, si cuestionas nuestra justicia machista y patriarcal, iremos a por ti. Mientras se deja en libertad a violadores, como en el caso de La Manada o en el reciente caso de una joven en Torrevieja, se condena a mujeres que se enfrentan a sus maltratadores y que tratan de proteger a sus hijas e hijos, como ocurre ahora con Juana Rivas o con Susana Guerrero. ¡¡Es un auténtico escándalo!!

Quieren dar una lección al movimiento feminista, que se ha convertido en una de las puntas de lanza en la lucha contra el Régimen del 78 y contra este sistema podrido y corrupto. Desde el 8 de marzo cientos de miles hemos llenado las calles en movilizaciones contra esta justicia patriarcal y clasista, poniendo en cuestión un aparato judicial reaccionario, y señalando que no se trata de casos aislados, sino que ¡es el sistema!


Lo vemos muy claramente en el caso de Juana Rivas. Una mujer víctima de la violencia machista que tiene que salir huyendo de su casa con sus hijos, en otro país, el de su maltratador, y que abandonada por Instituciones y Tribunales, decide luchar para defender a sus hijos. Y ahora, aún con una sentencia que reconoce que ha sido víctima de la violencia machista, es ella la que es condenada a prisión y la que es apartada de sus hijos. ¿Y luego se extrañan que haya mujeres que no denuncien a su maltratador? ¿Y lloran lágrimas de cocodrilo y guardan minutos de silencio a las puertas de Juzgados e Instituciones? ¡Vaya cinismo! Es una sentencia absolutamente criminal, que supone dar luz verde a todos los maltratadores para que continúen insultando, golpeando, o finalmente asesinando a más mujeres.


¿Y qué va a plantear ahora el Gobierno de Pedro Sánchez con sus 11 ministras? ¿Qué va plantear ahora la Ministra de Justicia? ¿Qué respetan las decisiones judiciales? ¿Qué respetan esta sentencia infame que da vía libre a los maltratadores? Ya es hora de pasar de las palabras a los hechos, y de verdad tomar medidas para acabar con la lacra de la violencia de género, con las violaciones, con el machismo y con el patriarcado. Ahora tienen una buena oportunidad de demostrar que tienen voluntad de hacerlo, denunciando esta sentencia como lo que es, un atropello contra todas las mujeres, y procediendo en primer lugar contra el Juez responsable de esta infame sentencia, suspendiéndole inmediatamente en sus funciones, y abriendo un procedimiento para inhabilitarle. Cualquier otra forma de actuar hará cómplice a este Gobierno de este brutal atropello. O se está con la víctima o se está con los verdugos, o se apoya a Juana Rivas o a su maltratador y la justicia que lo ampara.


Ahora es necesario organizar y volver a impulsar la lucha para tumbar esta sentencia infame. Solo en las calles, organizándonos y luchando como venimos haciendo desde hace meses podremos conseguir hacer retroceder a esta justicia patriarcal que nos ataca y golpea a todas. Como vemos, no se trata de uno o dos casos aislados, es el sistema en su conjunto el que quiere mantenernos calladas, sumisas y explotadas. Hay que volver a tomar las calles, por Juana Rivas, por Susana Guerrero, por la víctima de La Manada, y por todas aquellas, miles, que sufren cada día acoso y violencia, y para acabar definitivamente con un aparato judicial, y con todos esos jueces y juezas, que con sus decisiones quieren volver a retrotraernos a las cavernas del franquismo y la reacción.

¡Un maltratador no es un buen padre!
¡Basta de justicia machista!

No hay comentarios:

Publicar un comentario