jueves, 26 de abril de 2018

Lanbide no se planta frente a las violencias machistas


Organizaciones feministas y diferentes colectivos sociales, se han concentrado ante la Delegación del Gobierno Vasco en Bilbao para denunciar los criterios, políticas y recortes en las prestaciones gestionadas por Lanbide (Renta de Garantía de Ingresos, Incentivos al empleo y Complemento de Pensiones), que suponen no evitar o paliar situaciones de precariedad y ahondar en la feminización de la pobreza.


NOTA DE PRENSA

Hay que tener en cuenta que el 56,7% de las titulares de las RGI son mujeres. Del total de pensionistas que completaron con RGI sus ingresos, un 67,4% son mujeres. Los incentivos al empleo o ayuda para completar los ingresos del trabajo la recibieron un 66,1% de mujeres.

Son muchas las mujeres que han denunciado la conculcación que se dan a diario en el Servicio Vasco de Empleo, a través de requisitos y procedimientos totalmente arbitrarios y alejados de la realidad que ellas viven. A esto debemos añadir la constante vulneración de derechos que se producen en las oficinas de Lanbide hacia las mujeres que sufren violencia: malos tratos, agresiones, discriminación laboral, precariedad y pobreza.

- Lanbide solo considera víctima de violencia machista a aquellas mujeres que tienen una orden de alejamiento en vigor.
- Lanbide continúa exigiendo a las mujeres víctimas separarse legalmente o reclamar a través del juzgado pensiones de alimentos para l@s hij@s, de inmediato, sin tener en cuenta argumentos válidos.
- Lanbide continúa atendiendo a mujeres víctimas, obligándolas a trasladar información sensible, en mesas atestadas de personas, sin respetar su intimidad.
- Lanbide exige a las mujeres dar pasos para los que no siempre están preparadas, sin respetar los ritmos y características específicas de cada caso.
- Lanbide se enorgullece de los criterios excepcionales  que establece para atender a las mujeres que han sufrido violencia, como pedir menos tiempo de empadronamiento, no teniendo en cuenta que hay mujeres que vienen huyendo de otras comunidades o que han sufrido cortes en el padrón (algo muy frecuente en estos casos), quedando fuera de acogerse a este derecho.


La violencia contra las mujeres no sólo afecta a las que son maltratadas por sus parejas, sino también a quienes son explotadas por un sistema que las esclaviza. Amparar la violencia machista es también implementar políticas, fijar criterios o imponer plazos que obligan a las mujeres a permanecer en situaciones de violencia, por no tener otra salida y esto ocurre no sólo en casos de violencia de género sino también en el ámbito laboral, donde muchas mujeres han de soportar abusos, acoso, agresiones,… porque “abandonar voluntariamente” un puesto de trabajo (sin tener en cuenta los motivos) cierra todos los cauces para poder acceder a las prestaciones sociales.

Mediante esta movilización desarrollada en el día de hoy denuncian la actuación cotidiana de Lanbide; especialmente, en los casos de mujeres víctimas de violencia machista. Por ello exigen una vez más a la clase política e instituciones, medidas efectivas que garanticen a las mujeres el ejercicio de todos sus derechos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario