lunes, 11 de junio de 2018

Protesta en Bilbao contra megaproyecto hidroeléctrico Hidroituango (Colombia), financiado por BBVA


Decenas de personas entre las que se encontraban integrantes del "Colectivo Miradas Críticas del Territorio desde el Feminismo", se han concentrado este lunes 11 de junio en la Plaza Biribila de Bilbao, convocadas por Ekologistak Martxan/Ecologistas en Acción-Bizkaia, para denunciar que una sucesión de fallas durante la construcción del mayor proyecto hidroeléctrico de Colombia, Hidroituango, en el río Cauca, ha provocado la emergencia social y ambiental. Más de 13.000 personas han sido evacuadas ante el riesgo de que una eventual rotura que pueda provocar una avalancha de proporciones catastróficas.


Denuncian que en menos de una semana cuatro personas han sido asesinadas en la zona, dos de ellas pertenecientes al “Movimiento Ríos Vivos Antioquia”, quienes se habían opuesto públicamente a la construcción de la hidroeléctrica. Se suman a otros 3 activistas asesinados anteriormente.


El BBVA es, junto al Santander, uno de los 7 bancos que financia la construcción del proyecto hidroeléctrico Ituango. BBVA financia muchos otros proyectos de gran impacto ambiental y social (oleoducto GPS, DAPL, OCP, Camisea, Bunge, Petrobrás, etc) y otros proyectos hidroeléctricos destructivos como Ilisu (Kurdistán), El Cajón (México), y los tres paralizados en el río Pascua y dos en el Báker (Chile).


Ekologistak Martxan muestra su profunda preocupación por la grave emergencia social y ambiental que vive desde hace más de un mes la población del Cañón del Cauca (Antioquia, Colombia) provocada por las  fallas en la construcción del megaproyecto hidroeléctrico Hidroituango, así como por la situación de los derechos humanos ante la muerte de 4 activistas que se suma a otras anteriores. Megaproyecto que cuenta con una línea de crédito del BBVA y del Banco Santander, entre otros. Una sucesión de fallas durante la construcción del proyecto Hidroituango, la obra de mayor envergadura del país, han desatado las alarmas por el riesgo que entraña para la vida de decenas de miles de personas pertenecientes a 15 municipios ubicados en la zona de influencia de la central hidroeléctrica.


Este megaproyecto –que incluye la construcción de una presa de 225 metros de altura y un embalse de 79 kilómetros de largo y más de 20 millones de metros cúbicos de volumen– se encuentra en estado de emergencia desde que el pasado 28 de abril se presentara la primera alerta, cuando un derrumbe obstruyó uno de los túneles de llenado y desvío de la presa. Como consecuencia de los taponamientos y vaciados de agua, se produjeron grandes crecidas del caudal del río e inundaciones que han destruido los medios de vida de miles de familias de la zona.


Desde entonces, sucesivos desprendimientos de tierra han dejado la situación fuera de control, y ha llevado a las autoridades colombianas a plantear la posibilidad de un escenario de rotura de la presa y a decretar la alerta roja en varios municipios aledaños al megaproyecto. 


Según la información proporcionada por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), hasta el día 30 de mayo más de 13.000 personas habían sido evacuadas de forma preventiva ante el riesgo de que se presente una avalancha de proporciones catastróficas. En los últimos días Empresas Públicas de Medellín (EPM), la empresa a cargo del megaproyecto, ha reportado la aparición de filtraciones de agua en la presa y grietas en la montaña que previsiblemente desencadenarán nuevos derrumbes durante los próximos días.


Para financiar las obras de construcción del proyecto hidroeléctrico Ituango, el pasado mes de diciembre EPM obtuvo una línea de crédito por mil millones de dólares del BID Invest, la institución del sector privado del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID). De ellos, 650 millones de dólares provienen de un préstamo otorgado por 7 bancos, entre los que se encuentran el BBVA y el Banco Santander. A través de estos créditos las entidades financieras contribuyen a sostener un megaproyecto que está generando una gran conflictividad social. (Fuente: Ekologistak Martxan)




No hay comentarios:

Publicar un comentario