sábado, 17 de junio de 2017

Manifestación contra la impunidad franquista


Las Asociaciones de la Plataforma Vasca contra el Franquismo han realizado una manifestación este  sábado 17 de junio en Bilbao para recordar que hace 80 años las tropas franquistas tomaron Bilbo y Areilza gritó: “Aquí, nada de pactos, sino, ley de Guerra dura. Ha habido, ¡vaya si ha habido!, vencedores y vencidos”. A esto siguieron 40 largos años de implacable y sangrienta Dictadura que reprimió al pueblo vasco y la clase obrera. La llamada Transición no fue de cabio, sino de una transición donde los responsables franquistas se autoindultaron e impusieron la Monarquía y una Constitución de “cierra España”. A partir de ahí, gracias al obligado bipartidismo, ha persistido en otros 30 años el silencio doloso sobre los Crímenes del franquismo.


Es hora de romper con esa tolerancia casi centenaria y restituir el honor y la memoria a todas las víctimas del franquismo: muertos en combate, fusilados, violadas, desaparecidxs, muertxs por bombardeos, exiliados, refugiadxs, represaliadxs del sexo, esclavos de trabajos forzosos, entregados a los nazis, niñxs robadxs, resistentes encarcelados, torturados…, muchas decenas de miles de víctimas. A pesar de la Ley de la Memoria y Decretos de algunas Comunidades, la respuesta a todo esto, además de muy tardía, ha resultado tibia a menudo, ambigua e incoherente.


Gracias a los grupos memorialistas de los pueblos se está recuperando algo de la Verdad, de la Memoria, pero Reparación, poca, muy poca y la Justicia absolutamente nada. De ello se encargan quienes anteponen la Ley de la Amnistía a las leyes de la Justicia Universal. Son los mismos que no contemplan la Ley de la Amnistía a las leyes de la Justicia Universal. Son los mismos que no contemplan más víctimas que las de ETA. Para éstas no faltan reconocimiento y subvenciones; para las víctimas del franquismo, nada de nada.


En Bilbo y en Bizkaia queda aún simbología franquista por limpiar. Pronto retirarán del mausoleo de Derio los soldados victoriosos, como también el águila imperial que ha presidido en Moyúa las misas de campaña y los desfiles con tanques por la victoria hasta 1976. Pero a un km. de la Huella donde honramos a los defensores de nuestras libertades, se yergue arrogante en Egirleta, Alto de Sto. Domingo, una Cruz con la laureada del bando sublevado, en un entorno cuidado por el Ayto. Igualmente, sólo en Bilbo quedan más de la docena de nombres franquistas.


También es verdad que se afianza un movimiento entre nuestras instituciones, Diputaciones y Ayuntamientos, abriendo oficinas de investigación y promoviendo querellas en los propios Juzgados, en la línea con la Querella Argentina. ¡Ay si nuestros jueces se comprometieran en la causa de la Memoria, su Reparación y Justicia! Su colaboración haría aflojar el bloqueo del Gobierno. Ello ayudaría a restablecer los valores que nos arrebató el franquismo, como la República, la libertad de los pueblos y la dignidad de las clases trabajadoras. Son premisas de la regeneración democrática.

¡TERMINAR CON EL FRANQUISMO, REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA!











No hay comentarios:

Publicar un comentario